Error
  • La plantilla no está disponible para esta presentación. Por favor, contacte con un administrador del sitio.

Historia

La Federación Provincial de DrogodependenciasLiberación” es una organización sin ánimo de lucro que surge para agrupar a aquellas Asociaciones de la Provincia de Sevilla que trabajan de forma específica en el campo de las drogodependencias, tanto en el campo de la prevención como en el de la incorporación social de personas afectadas.

Nuestra Federación nace en 1988 como respuesta de las primeras asociaciones de familiares y personas sensibilizadas ante la grave situación que el problema de “la droga” estaba generando en aquella época entre los jóvenes de los barrios de las ciudades y pueblos, especialmente entre los sectores de la población más desfavorecidos socioeconómica y culturalmente. Estos problemas hacían referencia fundamentalmente a la rápida expansión del consumo de heroína; de las enfermedades asociadas, con el SIDA como principal señal de alarma; y ante la ausencia de recursos públicos que atendieran las necesidades de esta población. De este momento permanece en el imaginario colectivo la asociación entre droga y heroína, jeringuilla, delincuencia, cárcel, marginación y muerte.

 La importancia de los problemas referidos en nuestra provincia explica que Liberación fuera pionera en España en cuanto a la creación de una federación de asociaciones específicas de drogodependencias. Desde el primer momento los familiares, especialmente las madres, supusieron la fuerza motriz del movimiento asociativo, cuyas actuaciones iban  más encaminadas a reclamar intervenciones y recursos a las administraciones públicas y a paliar las consecuencias que padecían las personas afectadas, que a plantear soluciones para las causas reales del problema.

Desde entonces nuestra federación ha mantenido un difícil equilibrio entre la coordinación y colaboración con las instituciones públicas por un lado; y, por otro, la labor de denuncia y reivindicación sobre aquellas injusticias sociales y deficiencias en cuanto al funcionamiento de los recursos públicos o a la escasez de los mismos. Sobre el primer punto, decir que hemos colaborado con las administraciones públicas en la implementación de recursos, en la detección de necesidades y en la atención de las mismas. Gracias a esta colaboración creemos que la situación de hoy, respecto a la que había en los inicios de nuestro movimiento asociativo, es bastante más adecuada en cuanto a la dotación de la red asistencial en drogodependencias, aunque aún quede mucho por hacer y mejorar. También hemos de reconocer los cambios que a nivel social se han venido produciendo en los últimos veinte años, y entre ellos los cambios en el fenómeno de la Drogodependencia (aparición de nuevos perfiles, nuevas sustancias, nuevas necesidades, reducción de la alarma social, etc.) lo que nos ha obligado a ir adaptándonos a esos cambios. Así desde los inicios de la lucha “contra” la droga, hemos ido pasando a favorecer la mejora de vida de las personas afectadas y a ir centrándonos en las causas subyacentes del fenómeno (desigualdades, marginación, exclusión, pobreza, etc.).  

En la actualidad Liberación está integrada por 33 asociaciones repartidas por toda la provincia, trece de ellas se ubican dentro de la ciudad de Sevilla. La mayoría de ellas desarrollan programas de prevención para menores, adolescentes y jóvenes, especialmente orientados a los sectores más desfavorecidos de la sociedad. Así mismo, la mayor parte de nuestras entidades realizan programas de reducción de riesgos y daños asociados al consumo para las personas afectadas que se encuentra en condiciones más deterioradas hayan, o no, abandonado el consumo activo: atención personalizada, tutelaje de tratamientos contra la drogodependencia y de otros tratamientos de salud, atención psicosocial (tramitación y gestión de documentación, ayudas sociales…, apoyo a familias, etc.). También se contemplan programas de apoyo a la incorporación social para aquellos afectados que se encuentran en una mejor situación sociosanitaria, en ellos se trabajan los ámbitos de salud y tratamiento, atención familiar, área sociorelacional y de ocupación del ocio y tiempo libre, área de incorporación laboral, área jurídica y penitenciaria y sensibilización y dinamización social. La atención procurada puede ser individualizada o grupal, pero siempre personalizada y basada en lo que llamamos acompañamiento educativo a los procesos de inserción teniendo en cuenta la individualidad de cada persona. Todos los programas se desarrollan en coordinación con los recursos públicos y privados disponibles (CPD-CTA, dispositivos de salud y salud mental, Centros de día, dispositivos de orientación laboral, Servicios Sociales Comunitarios, entidades ciudadanas, etc.). Dos aspectos a resaltar del trabajo que llevamos a cabo es nuestra función de mediación entre las personas usuarias y los recursos que los atienden; los acompañamientos, físicos o no, a estas personas durante todo el proceso; la integralidad de las intervenciones (ya que generalmente cada dispositivo trabaja con la persona un aspecto concreto: laboral, salud, etc. Mientras nosotros/as podemos abarcar la globalidad de la persona) y la inmediatez de nuestras intervenciones gracias a la proximidad y cercanía de nuestras asociaciones respecto a los problemas reales que padece la población. En este sentido consideramos que el trabajo “de calle” que realizamos es fundamental y es una de nuestras señas de identidad.